sábado, 3 de septiembre de 2011

La boda de la Duquesa de Alba

Escrito por Mya.

Podría ser la boda del año, si no fuera por la edad de los contrayentes y que por razones obvias va a ser algo relativamente sencillo, sería un súper bodorrio de los que hacen historia. Al fin y al cabo la que se casa tiene más títulos nobiliarios de los que cualquiera puede recordar, y de los que realmente se haya ganado. Si es que alguien puede ser merecedor de un título nobiliario.


La Duquesa de Alba, la pizpireta y juvenil señora de 85 tacos, que sigue veraneando en Ibiza todos los veranos, ataviada con vistosos bikinis, vestidos floreados y abundantes y coloridas pulseras hasta los pies, se ha vuelto a enamorar. A pesar de las miles de pegas y objeciones que ha encontrado por parte de su familia y entorno cercano desde que se dió a conocer el idilio, ha anunciado que se casa por TERCERA VEZ!.

Ésta señora sí que sabe lo que es vivir la vida. Ha hecho siempre lo que le ha dado la real gana. Ha tenido la mala suerte de enterrar a sus 2 maridos anteriores, lo cual le ha dado la oportunidad de volverse a enamorar en varias ocasiones sin el engorro de tener que separarse o repartir bienes.

Esta vez la decisión le ha salido un poco más cara. Los hijos no es que estén que dan botes de alegría. Pero digo yo, ¿quién son ellos para decir nada? Hay quien piensa que el señor es un aprovechado, pero vamos, que ninguno de ellos ha hecho nada para merecer lo que ya han recibido de cuna o lo que van a heredar. Al fin y al cabo, por ahora, ella es la dueña y señora de todo.

A mí me parece estupendo, si se quiere casar que se case, a ver quién es la guapa que encuentra a su edad uno 20 años más joven que le regale los oídos y la saque de paseo. Y si de paso le da a la señora alguna otra alegría ni te cuento.

Me encanta su voluminoso pelo platino, es una tía sin complejos, con estilo propio y un gran sentido del humor. Y si ella, con toda la pasta y bienes y títulos que ostenta, no puede hacer lo que le salga del moño, tú me dirás quién va a poder.

Enhorabuena señora, está usted viviendo una vida de cuento. Lo que ella está viviendo en 85 años que lleva, otros necesitaríamos 4 ó 5 vidas por lo menos, y lo que le queda...

Mis más sinceras felicitaciones.

(Se me olvidaba; lo mejor de todo es que ha invitado a la boda a todos los ex de sus hijos, con un par)