miércoles, 12 de octubre de 2011

El árbol de la vida de Terrence Malick (2011)

He de admitir que soy un superfan de Terrence Malick y su obra, así que a mí la narración atípica de su película no me pilló desprevenido como al 90% de la gente. Me parece muy peligroso anunciar esta película como una de Brad Pitt porque como entres en la sala dispuesto a ver un film tradicional vas a salir escaldado.

"El árbol de la vida" no es, desde luego, una película al uso. Con una línea argumental casi nula, más que historia es una mezcla entre recuerdos íntimos y la sensción de formar parte de algo universal. Salí del cine algo desconcertado y a día de hoy, no sé aún si me ha parecido una maravilla o un aburrimiento, eso sí, al día siguiente me pasó algo extraño: los fragmentos de película que recordaba me parecían trozos de mis propios recuerdos, como si no hubiera visto una película sino que me hubieran sucedido a mí.


Ya sé que este post no os servirá mucho a la hora de decidir si ir a ver la peli o no, si queréis otra visión os recomiendo esta lúcida crítica del siempre ácido Boyero que suscribo palabra por palabra. O sino, podéis leer las reviews de los lectores del imdb, aunque no creo que os ayuden mucho. La mitad le dan 1 estrella y la otra mitad 10, no hay término medio, no había visto nunca una cosa igual.


3 comentarios:

Félix Chacón dijo...

Al Malick le ha salido de puta madre. Porque se ha convertido en la película que todos los gafapastas, intelectualillos y enterados van a ver para decidir si es una genialidad o una tomadura de pelo. Como pasaba en otro tiempo con las de Almodóvar y a veces pasa con las de Lars Von Trier.

Vi "El árbol de la vida" el día del estreno y no estuve condicionado por la opinión de los críticos ni de otros espectadores. Me aburrí soberanamente. Muchísimo. Sin embargo, a mi chica le pareció que tenía muchos puntos interesantes. Ella tiene un blog de cine y se explica muy bien. Aquí te dejo el enlace a Cinetario, Biru, por si te apetece conocer un blog de cine independiente e interesante, aunque en este caso no esté nada de acuerdo: http://cinetario.blogspot.com/2011_09_01_archive.html

Anónimo dijo...

Yo ni terminé de verla. Al de 30 minutos o así me fui de casa del amigo donde la estábamos viendo. Directamente ni siquiera la llamaría película.

manipulador de alimentos dijo...

Cada cual es un mundo. A mí me parece una película esencial e inolvidable, que me ha ayudado a reconciliarme conmigo mismo. Un saludo!