lunes, 10 de noviembre de 2008

La leyenda de Johnny Rotaflex

Fardando de chandal de marca

Su verdadero nombre era Ángel Sánchez González, su historia se hunde en las tinieblas de un barrio del extrarradio de una gran ciudad española. Poco se sabe de su infancia y juventud. Desinteresado por los estudios, se enrola en un instituto de F.P. "Rama Delineación", donde ya despunta por su obsesión por las secciones descuidando las demás aspectos de la profesión. Hastiado por los fracasos académicos, abandona los estudios y se une con su padre, su tío y dos primos gemelos a la empresa familiar “Construcciones Sáchez - Expósito”.

Su leyenda comienza un jueves de Marzo en el que su padre le ordena cortar el canto de un forjado, que volaba en exceso debido a una érronea interpretacion del plano de estructura ocurrida después de una comida en la taberna de Mari Carmen regada copiosamente con un "Viña de Duero" cosecha de 97. Mientras el resto de su familia se dedica a descargar la ira por el error cometido desencofrando el piso inferior, Johnny es abandonado a su suerte con la radial. Cuando Johnny termina de seccionar el forjado siente una fuerza irrefrenable en su interior, un instinto mecánico, un grito eléctrico que le empuja a continuar y seccionar también la viga, la bovedilla cerámica de 70 x 35, la semivigueta y sus conectores, un pilar, un palé de ladrillos de acopio y el pie de un trabajador rumano sin papeles.



B-B'

Ese día Ángel desaparece para siempre y nace la leyenda de Johnny Rotaflex. Huye de la obra y comienza a vivir como un fugitivo, duerme de noche en la caseta de obra donde engrasa su sierra y secciona como loco por el día, colándose en las obras aprovechándose del caos de las subcontratas.

Para Johnny seccionar es una forma de vida, una filosofía que no distingue la parte del todo. En su mente vigas, columnas, forjados, pavimentos, enlucidos forman parte de un conjunto que debe ser mostrado. Johnny corta del tirón, sin parar jamás ni siquiera al encontrar la roca más dura. Suelos, paredes, techos, nada detiene su amoladora angular de discos brillantes.

Para Johnny su herramienta es su vida, la primera de su carrera delictiva, a la que llama A-A' es la más querida, sin embargo ha de abandonarla tras un golpe de tensión electrica que deja su cadáver humeante. Se dice que fue visto también con una de dientes de diamante a la que llamaba E-E' y que con su brillo podía iluminar todo un bloque de pisos, pero estas afirmaciones nunca pudieron ser probadas.

El auge de Johnny llega con el boom del ladrillo, se le atribuyen actuaciones en el Kursaal de San Sebastián, la T4 en Madrid, el Hotel el Algarrobico y las viviendas de Seseña. Se cuenta que estuvo también detrás del desplome del Pabellón del Magia de Huesca pero nada de esto ha podido ser demostrado ya que las constructoras intentan ocultar sus huellas.Finalmente, es detenido un martes por la mañana cuando intenta entrar en la obra del Guggenheim con la intención de seccionar a Puppy en 3 trozos.

Dale gas Johnny

Johnny da con sus huesos en la cárcel donde se revuelve al saber que la burbuja ha explotado y que la crisis inmobiliaria ha diezmado el número de obras en construcción. Harto de pasarse las noches soñando en seccionar el mundo en dos como un coco, Johnny consigue huir finalmente una noche de lluvia gracias a una rotaflex artesanal que se fabrica con un plato de aluminio de la cantina y el cepillo eléctrico de la hija del alcaide, a la que había seducido con sus historias de vicio y seccionamiento.

Actualmente se desconoce su paradero. Se dice que ha sido visto en las obras de las torres de la ciudad deportiva del madrid, en la ciudad de las artes de la coruña, hasta en Polonia, Rumania o Dubai. Todo esto puede ser cierto. Por ello, si alguna vez estás en tu oficina, tomando un café o en tu casa intentando echar la siesta, y notas ese desgradable sonido de la sierra mecánica penetrando sobre el hormigón o el chirriar del disco contra la piedra que no cesa durante horas, presta un poco de atención, fíjate en ese hombre y en su herramienta. Tal vez tengas a tu alcance al hombre que marcó una época en el sector de la construccion española, el Espartaco de la subcontrata, el Jordan de la ñapa, nuestro entrañable Johnny, que intenta conseguir un mundo mejor, seccionando con su rotaflex los corazones de hormigón de los hombre injustos, hasta hacerlos de algodón.

3 comentarios:

Mari tere dijo...

Plas, plas, plas!

Kalrissian dijo...

Richard Gage, de Arquitectos e Ingenieros por la verdad sobre el 11-S, ha presentado estos días en la FUNDACIÓN COAM (Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid) una conferencia acerca del análisis técnico sobre el desplome de las tres torres el 11 de Septiembre de 2001.
Apuntan a explosiones internas provocadas. Pero algunos testigos aseguran a haber visto a un tipo subiendo las escaleras de la torre sur con una paellera dentada sujeta a un torno eléctrico...

Birubao dijo...

@mari tere, muchas gracias por esos aplausos

@kalrissian, lo anotare para una posible segunda parte de la biografia de johnny