miércoles, 26 de noviembre de 2008

Venceréis pero no convenceréis

Miguel de Unamuno (1864-1936) es un filósofo e intelectual bilbaíno de principios del siglo XX. Fue un gran pensador de su época y tuvo una gran influencia sobre la sociedad tanto a nivel político como intelectual. Fue rector de la Universidad De Salamanca y escribió libros y novelas de teatro de corte existencialista. Pese a su gran vitalidad siempre estuvo marcado por sus dudas sobre la existencia de dios, la fe y la angustia de vivir que le marcan como uno de los precursores del existencialismo.

Como siempre estuvo enfrentado al nacionalismo vasco, en el Bilbao de hoy en día no se le tiene muy en cuenta y sólo le han reservado un monumento más bien cutre y una plaza donde hasta hace poco se reunían los borrachos, yonkis y camellos de mi barrio a hacer negocios y charlar. En Salamanca, donde estuve hace poco, hay muchos más homenajes a D. Miguel que en su propia ciudad natal. Será que allí le valoran más cosas que el carnet del partido.


Todo esto viene a cuento de que hace poco encontré en esta web la famosa discusión entre Unamuno y Millán Astray, el fundador de la legión. Os recomiendo que os la leais de cabo a rabo para comprender lo admirable que fue Unamuno.

Unamuno en un principio apoya el alzamiento contra la república pensando que iba a traer el orden por fin a España, pero al poco se da cuenta de que el remedio iba a ser peor que la enfermedad y vió la se venía encima. Entonces, en una conferencia en el Paraninfo de la Universidad le echa un par de huevos y delante de un montón de legionarios armados les canta a la cara todas las verdades. “Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha.”


Me flipa que el tío se lo dice todo del tirón e improvisando y hoy en día con miles de guionistas a sueldo escribiendo discursos no se les ocurren chorradas mejores que la “niña de rajoy”. Mola también cuando dicen que Cataluña y el País Vasco son los dos cánceres de España. Madre mía 70 años dando vueltas al mismo rollo, que coñazo.

Jode pero Unamuno no se amilana y al final si no se lo ventilan los legionarios (que ya se habían cargado Lorca) allí mismo es porque sale del brazo de la mujer de Franco. ¡Qué tío más grande! Dice la leyenda que cuando murió 3 meses después fue de pena al ver lo que estaba pasando con los salvapatrias estos que nos regalaron 40 años de dictadura nacional-católica.

No te preocupes Mikel, un error lo tiene cualquiera, ahora, huevos para rectificar delante de 40 legionarios armados sólo unos pocos.

5 comentarios:

enekochan dijo...

Bueno oye, que la plaza Unamuno también es el punto de encuentro oficial para quedar en Bilbao antes del kinito o lo que se avecine. Es algo así como la estatua de Hachico ;)

Oye va a ser que no me apunto al karaoke que ando un poco flojoesta semana. De animo y de to.

Un saludo!

mya dijo...

Me extraña que no hayas hecho mención a ningún paralelismo de nuestros dias con la frase de hoy. Da mucho juego.

Karaokedada. Veo que alguno ya se va animando, estarás todo contento :-D.

Paburou de gozaru dijo...

Otra vez te nos mueves en terrenos poco sólidos, Birubao. ¡Cualquiera diría que eres arquitecto!

Que muchos nacionalistas incultos no valoren a Miguel de Unamuno en su medida es porque son incultos, no porque sean nacionalistas. Conozco muchos nacionalistas cultos, empezando por nuestro alcalde, que siempre que puede ensalza al bilbaino más universal hasta la fecha (que no "bilbaíno", ojo al dato).

No te dejes influir tanto por las muchas sinsorgadas que se escriben unos y otros.

Sin duda, el capítulo de Don Miguel con los insustanciales de los "rebeldes" es épico. Todo español con memoria histórica tiene que conocerlo.

El comentario de enekochan también es correcto, si señor.

Venga, un abrazo,

Paburou

P.D.: Anda, pásale el corrector ortográfico por lo menos al título y pon las tildes. Si te viera Don Miguel escribiendo así el castellano...

dicky del hoyo dijo...

te recomiendo un libro; "Agonizar en salamanca" que recoge la discusión de la que hablas con mayor detalle. Si no lo encuentras te lo presto. :)

Unamuno fue mucho más contradictorio de lo que él mismo pudo soportar. En esos días tristes cuando casi le ejecutan en pleno claustro era, curiosamente, el intelectual de bandera de la falange , aunque el no lo reconociera, se dejaba querer...

También tuvo su época filonacionalista vasca, fue cercano al socialismo y, en definitiva, fue un espíritu libre que acabó incomodando a todos y nos gustando a casi nadie.

Ese parece ser el precio de la libertad.

Un abrazo. Me gusta tu blog

Birubao dijo...

@enekochan,si yo fuera Unamuno no me molaría mucho estar rodeado de gente sedienta de katxis, animos!!

@mya, paralelismos mejor no, que luego se manipula todo

@paburou,sabino arana y aguirre tienen avenidas y estatuas de cuerpo entero, con unamuno se les acabó el presupuesto con la cabeza

@dicky, unamuno parece muy complejo e interesante, a ver si saco tiempo para pillar el libro. Gracias por los halagos!