miércoles, 29 de abril de 2009

Sobre el futuro de la profesión de arquitecto

Leo un artículo de Daniel Fullaondo en Soitu.es sobre un tema que lleva tiempo rondándome la cabeza. ¿ Es sostenible la profesión de arquitecto tal como la conocemos hoy en día? ¿Se puede mantener un concepto creado en el renacimiento 500 años después?

Con esto del Código técnico se le están viendo las vergüenzas a la profesión y es que hace 10 años un proyecto de ejecución eran apenas 20 hojitas y hoy en día van por las 400 y subiendo.

¿Es capaz una solo persona de, no ya conocer en profundidad, sino al menos controlar todos los aspectos que conlleva hoy en día realizar un edificio? ¿Es un arquitecto una especie de superhombre, un überingeniero especializado en instalaciones, control energético, cálculo de estructuras, ahorro eléctrico, gestión de residuos, seguridad de utilización, seguridad de incendios, seguridad en obra y aislamiento al ruido?¿Deben recaer todos las innovaciones técnicas y demás ocurricencias de los legilasdores sobre una única figura? ¿Debe ser el arquitecto el que con pericia e imaginación sortee las evidentes contradicciones flagrantes que imponen las nuevas normativas acuñadas por separado sin ningún tipo de coordinación?

¿Esto de aquí es una mancha de barro o un pilar?

¿Pueden recaer todas las responsabilidades que engloba crear, diseñar, proyectar y construir una obra en un sólo ser teocéntrico? ¿Se pueden asumir todas estas responsabilidades y conocimientos de la noche a la mañana en un espacio de apenas 2 años, en plena crisis de la construcción y sin incrementar los honorarios? ¿Es lícito exigir a un profesional 4 veces más trabajo y responsabilidad por el mismo sueldo o aún peor compitiendo con bajas temerarias en las adjudicaciones de concursos?

Está claro que esto mal que les pese a algunos (sobre todo a los mayores) se encamina a una refundación de la profesión que asuma el modelo que impera en el resto del mundo: un arquitecto que ejerce de diseñador y un equipo de especialistas que le asiste en los aspectos técnicos. Cada uno cobrando su parte y con sus responsabilidades.

Esto va a suceder quieran los arquitectos o no porque es lógica pura, así que cuanto antes lo asuman mejor porque podrán encauzar el cambio a su gusto y llevarlo a su territorio.

¡Y la ficha de HR que la calcule su padre!

4 comentarios:

NACHO dijo...

Pues por la parte que me toca y como Técnico en Medio Ambiente que no ejerce, estoy totalmente de acuerdo contigo. Para eso existen especialistas en ahorro energético, gestión de residuos, suelos, etc...el problema es que hay que pagarlos y contratarlos, y amigo, eso ya es otra historia...

mya dijo...

Jó, creo que esta ha sido la reflexión más realista y mejor argumentada de todo el blog.
Cuánto has dicho en qué pocas líneas!

No creo que haya ninguna profesión a la que se le exija TANTO a cambio de tan poco, y todo para anteayer.

Estoy completamente de acuerdo en TODO.

Roberto dijo...

Quien quiere un arquitento teniendo un APAREJADOOOORR...... :-)

Biru-san dijo...

@nacho, eso eso a pagar

@mya, ya te digo, que lo sepa to er mundo!

@roberto, uff como me ponga a hablar de los aparejadores no paro...