jueves, 15 de enero de 2009

Me gusta Europa

La Unión Europea me parece uno de los grandes logros de los últimos siglos, por primera vez en la historia un grupo de países ha decidido unirse pacíficamente sin que haya de por medio guerras, invasiones o agresiones. Y no han sido naciones cualquier, sino naciones centenarias, con culturas muy marcadas y que se han estado matando unos a otros durante siglos.

Ya sé que nunca seremos como los EEUU con lo que tanto nos comparamos. La EU no puede tener un idioma único, ni sería concebible algo tan sencillo como una única selección de fútbol o de equipo olímpico. Tampoco hace falta, los hilos que unen a los europeos son mucho más sutiles e importantes: la tradición clásica, una historia compartida aunque sea para mal y la proximidad geográfica que permite que los suecos vayan al sur de España a tomar el sol y los españoles manden a sus hijos a Londres a aprender inglés.

Al final son éste tipo de cosas, las que fomentan la convivencia y el conocimiento mutuo, las que más unen: la familia de franceses que tienen el apartamento en Denia al lado del tuyo, tu jefe el alemán que te invita a copazos o la novia lituana que te echaste de Erasmus.

Conocerse es respetarse y en ese arduo empeño estamos los europeos aunque sea con altibajos y pasos atrás. Sin embargo, yo creo que sin darnos cuenta hemos conseguido lo más importante: asegurar la paz entre nosotros para mucho tiempo.

¿Quién me podría convencer hoy a mí de que debo empuñar un arma para enfrentarme a mí amigo Alberto de Turín, mi amigo Emil de Varsovia o mi cuñado Alex en Hamburgo?

Europa es un ejemplo y no deberíamos dejar que nadie intente convencernos de lo contrario.

4 comentarios:

Donalbain dijo...

Tiene usted señor Birubao, demasiada fe en el ser humano, y vive Dios que eso le honra, pero, cree usted que en las sucesivas guerras que han acaecido en eusopa en el siglo pasado y hablo desde los 90 en adelante, no había amigos Emil o Albertos o familiares Álex que si empuñaron las armas unos contra otros en por ejemplo Bosnia o Serbia o Croacia? Aquellos no eran otros tiempos amigo, siguen siendo estos y la gente mal que nos pese es capaz de empuñar armas contra casi cualquier cosa.
Ojalá tenga usted razón y simplemente yo tenga un día negativo.
En cualquier caso a mi también me gusta europa y en lo que se está convirtiendo y tampoco pienso dejarme convencer de lo contrario.

mya dijo...

Casualmente a mi también me ha venido a la cabeza el mismo conflicto; la antigua Yugoslavia.
La envidia, la ambición y el rechazo a lo diferente se esconden en cualquier esquina esperando un momento de debilidad.

No creo que Turquía y Finlandia tengan mucho en común por muy europeos que nos pongamos, pero bueno...

Por lo demás precioso eso de ir de vacatas sin pasaporte, compartir moneda y codearse con los guays de la clase (Merkel y Sarkozy).
Money, money, money, money, money...

Biru-san dijo...

@donalbain, hmm la verdad es que mi argumento no vale para las guerras civiles. Igual a partir de ahora no habrá más guerras entre países sino solo civiles...

@mya,pues yo no veo tan mal lo de ganar dinero, será que he superado la moral católica

mya dijo...

Creo que no me has entendido.
Me refiero a la envidia y ambición que llevan a matar al de enfrente o a tu propio hermano.
La mayoría de las guerras son mera lucha de poderes o intereses comerciales.

La ambición y deseo de superacion que nos lleva a una competencia más o menos razonable es lo que nos hace evolucionar. Si no hubiera nada a lo que aspirar o alguien a quien superar creo que aún estaríamos debatiéndonos entre colgarnos del árbol o andar por el suelo.
Claro que pensándolo bien no soy doctorada en historia ni antropóloga, así que hablo de lo que no sé.