miércoles, 24 de marzo de 2010

Mi último post sobre Brasilia

Ya sé que estáis hartos de que os hable de Brasilia, pero hoy aprovechando que el Lehendakari se ha reunido con Lula allí aprovecharé para colar unas últimas cosillas. Para empezar si vais olvidaos de que estáis en Brasil porque no tiene nada que ver con el resto del país, es limpio, es ordenado, es seguro y la gente que os rodea seguramente tiene más pasta que cualquier europeo medio. No esperéis tampoco un clima tropical porque allí el tiempo es tan seco que en invierno a la gente le sangra la nariz de la falta de humedad.

Segundo, no seáis tontacos como uno que yo me sé que fue allí y se encontró que no podía ver la catedral porque la estaban reformando igual que el ministerio de justicia y el palacio de Planalto. Aunque el urbanismo es lo más interesante, también está bien saber que el mausoleo JK está cerrado los lunes, el palacio Alvorada abre sólo los miércoles y el tribunal supremo los festivos y fines de semana. No os volvais habiendo visto sólo el Palacio de Itamaraty y un poco del congreso que se os queda cara de lelos, si lo sabré yo..

Tercero, no esperéis encontrar mucha variedad de creadores, la ciudad se la hicieron casi exclusivamente entre 4 tíos. Juscelino hizo la política, Lucio Costa el urbanismo, Niemeyer la arquitectura y Burle Marx el paisajismo. Se acabó el recuento. ¿Y de dónde sacaron la pasta para tal delirio? Pues no lo he podido confirmar pero según un tipo que conocí en Río, de la seguridad social y las pensiones, lo que provocó que durante años los jubilados cobraran muy poco. ¿Será verdad?

En fin, no os doy más la tabarra. Brasilia, yo estuve allí.

2 comentarios:

nora dijo...

Yo no estoy harta de nada, me gusta leer tus impresiones sobre un lugar que no conozco :)
Me pregunto si será verdad lo que te contaron en Río sobre la pasta para el delirio ...
Besitos**

Biruvito dijo...

@nora, me alegro de que no te hartes :) voy a investigar mejor lo de la pasta pero he buscado un montón y no encuentro nada. Besitos**