lunes, 3 de enero de 2011

Buenos aires

Y por fin llegó el día, hoy he entrado en una cafetería y he salido sin la ropa impregnada con un olor asqueroso y sin elevar mis posibilidades de morir de cáncer de pulmón. Aleluya!


Iba a ponerme a rajar de los fumadores otra vez pero mira, voy a pasar de ellos, si quieren discutir que lo hagan en casa con la parienta, a mí sus opiniones me la traen al pairo. Que cumplen la ley, genial, que no, denuncia al canto, ya no hay porque amargarse por defender la salud.

Viva el imperio de la ley

5 comentarios:

galET dijo...

mmm te puedes imaginar cuántos minutos creativos de grandes pensadores fueron escudados por un cigarro en boca?

mya dijo...

Mientras fumen en su casa y no molesten a nadie...
Seguro que también hay grandes creadores que mascaron sus ideas echando un regalito en la taza del váter (hay muchísima gente que se lleva libros).
Pero vamos, que no creo que nadie quiera compartir también ese tipo de intimidades con ellos.

galET dijo...

Claro, y si fuman en el baño... imagínate

estretxi dijo...

yo pienso lo mismo, ellos piensan que es una persecución y una dictadura

Biruvito dijo...

@galet, y chutándose opio?

@mya, jajaj muy bueno

@estretxi, ellos que piensen lo que les de la gana