sábado, 29 de enero de 2011

La velocidad del cine mudo

Ayer viendo una reseña fantástica sobre la película "Luces de la ciudad" en "Días de cine" recordé una cosa que me contaron una vez sobre el cine mudo. Cuando vemos una película antigua hay un aspecto que me llama mucho la atención, aparte del obvio de la falta de sonido, y es que todo va a toda leche. Los personajes se mueven rapídisimo y todo va como a cámara rápida. ¿Y eso por qué será? ¿Sería algún truco efectista para impresionar a la audiencia? ¿Se movían a principio de siglo a mayor velocidad y el hombre moderno ha entrado en una ralentización generalizada?



En realidad la explicación es puramente técnica. En la época del cine mudo filmar en película era mucho más caro por lo que tomaban menos fotogramas por segundo, unos 16–18. Con eso les bastaba. Al llegar el cine sonoro y avanzar la técnica, se pasó a una mayor calidad de imagen y el stándar pasó a ser de 24 fotogramas por segundo. Al montar los proyectores de 24 fotogramas por segundo en las salas, en el momento en el que se emitía una película con menos frames el resultado es que iba mucho más veloz como a cámara rápida. Eso causó que desde entonces todas las películas mudas se proyectaran a toda leche en las salas, hasta que llegó el momento en el que la gente pensó que eso era lo normal y se olvidó de su velocidad normal.

Esto no deja de ser una aberración porque esta deformación hace que perdamos parte del ritmo y la elegancia de las películas originales de aquella época, y anda que no hay belleza en cada plano de "Tiempos modernos" por ejemplo. Devolvamos la dignidad al cine mudo, por unas pelis a su velocidad adecuada.

No hay comentarios: