martes, 26 de enero de 2010

Discoplay

Hoy Tomas Fernando Flores ha comenzado siglo 21 dedicándoselo al fundador del Discoplay que acaba de fallecer. Me ha sorprendido porque siempre pensé que TFF se compraría los discos en la tiendo más in de Londres, en un rastrillo de Berlín, en algún garito lleno de humo y vinilos de Madrid y resulta que no, que los compraba en el mismo sitio que yo.

Durante años la única conexión entre el señor Birubao y la música rara que por aquel entonces pensaba que sólo le gustaba a él era el boletín de Discoplay. Igual rebuscando un poco en Power Records o en Universal, hubiera conseguido encontrar alguno de los CDs de los grupos que me gustaban, pero claro, nunca al precio de "series medias" que aparecían en el Discoplay.


Además molaba un montón ver que había un mogollón de grupos en el mundo aparte de los 4 que con los que te taladraban todo el día en la tele o los 40 abobinables. Eso sí, te quedabas con las ganas de saber cómo coño sonarían los "Einstürzende Neubauten" o "Girls Against Boys" pero por lo menos te sonaban con los nombres. Qué tiempos aquellos sin youtube ni spotify, eh amigos?

En este link podéis recordar esa estética de maquetar de todo a 100 que se gastaba. Qué cutre era y a pesar de todo hace que nostalgia da. Lo que hace ser un viejuno.

2 comentarios:

Marta dijo...

es verdad, con lo baratillo que era el disenyo, pero era el primer sitio donde leias nombres de grupos que sólo aparecían allí - y encima era gratis

Biruvito dijo...

@marta, ah sí se me había olvidado mencionar lo de gratis!