jueves, 26 de agosto de 2010

Crónica Sonorama 2010: Jueves

Este año el señor Kalrissian y un servidor nos hemos tomado el festival con más tranquilidad y hemos regulado más nuestras fuerzas como bien nos recomendó el cantante de "Arizona Baby", así que hubo menos conciertillos pero los disfrutamos más.

El jueves es el día gratis del festival y eso se nota tanto en el público como en el cartel. El primero que tocó era un tal "maikel de la riva", pero mi ética me impide ir a ver a un tío de nombre "maikel" y no os puedo contar que tal estuvo. Lo siento chaval. Así que el primer grupo que vimos fue a los zaragozanos Tachenko, que estuvieron correctos dentro de su sonido indie español ortodoxo. Después tocaba el tal Shuarma, que es un guaperas de medio pelo, ex cantante del grupo chachi "los elefantes". Con ese ridiculum y ese nombre ,que a mí me suena a doner kebab de segunda, me negué a estar una hora de pie aguantándole y nos fuimos a la carpa de las "future stars".

Y ese fue nuestro primer gran acierto por aquí encontramos a unas chavalas de Salamanca llamadas "Mess of skirts" que sonaban muy bien. Como dijeron ellas mismas, con apenas 20 años no está nada mal tocar en un festival y además es que se lo merecen porque sus canciones sonaban directas, melódicas y bien trabajadas. Una grata sorpresa.

Dejamos el concierto un poco antes del final para ver a los grandes "Arizona Baby" y con ellos llegó el segundo gran momento de la noche porque ver a estos 3 tipos en directo es todo un lujazo. No sólo se cantan las canciones de forma impecable, sino que además animan el garito que no veas con su buen rollo y su virtuosismo. Qué máquina el guitarra, es igual de genial con los dedos que con la melenaza que no dejaba de ondear hacia atrás y hacia delante. Un muy buen rato de música, que es lo mejor que se puede pedir en un festival.

Después venían los "Soul tellers" pero cuando el cantante salió y dijo que llevaba 21 años en el soul me dió una pereza que no veas sólo de imaginármelo y salimos huyendo a la zona de comida. Y la Vinila von Bismark todavía fue peor. No se quién le habrá dicho que sólo con salir medio en bolas soltando latiguillos cutres en inglés la gente se va a poner a babear pero conmigo no coló. Le sobra actuación y caracterización y le falta música, suena todo a grupo prefabricado incluyendo los gestitos cómplices con los músicos. Nos aburrió tanto que decidimos acabar de regular e irnos a dormir sin ver a Loquillo que, si bien admito que es un gran rockero con grandes canciones, también eramos conscientes de que no nos iba a ofrecer nada que no hubiéramos visto antes.

Así que la camita y hasta el viernes.

No hay comentarios: