martes, 12 de octubre de 2010

Ídolos de verdad

La sociedad se pasa el día adorando a personas por tonterías como lo bien que cantan, lo guapos que son o la destreza que tienen dando patadas a un balón, cuando todo eso es, cuando menos, anecdótico. La gente a la que admiramos tendrían que ser hombres y mujeres extraodinarios que con sus gestos y obras consiguen grandes avances para la sociedad. ¿De qué sirve al bien común que Bisbal cante bien o mal, que Brad Pittilín sea más o menos guapo o que Iniesta meta muchos goles? Premiar esos comportamientos y convertirlos en ejemplos demuestra una vez más que esta sociedad tiene mucho que avanzar todavía si queremos llegar a algún sitio útil.

Hoy mismo he leído que Estados Unidos trata por primera vez a un paciente con células madre embrionarias, lo cual es una buena noticia porque con esta técnica se podrían lograr cosas increíbles impensables hasta ahora. Gracias a este nuevo método unos científicos japoneses llamados Shinya Yamanaka, Osahiko Tsuji y Hideyuki Okano consiguieron que ratones paralíticos recuperaran la movilidad total. Imaginaos que con las células madre consiguieran hacer lo mismo con los humanos, ¿no sería eso algo realmente acojonante? Me imagino dentro de 40 años contando cómo a principios de siglo la gente todavía andaba en sillas de ruedas por lesiones medulares, como quien cuenta como era el mundo antes de la penicilina.

Y sin embargo, un acontecimiento así tiene menos repercusión que cualquier estreno de cartelera, y a los pobres Yamanaka y Tsuki no los conoce ni Blas (de hecho me ha costado encontrar sus fotos en internet), mientras que lo de OT se pasean con el ego inflado. ¿No sería mejor que los adolescentes soñaran con ser científicos consagrados y no famosillos de medio pelo que viven de contar sus miserias?
En fin, yo me quedo aquí soñando con un mundo sin paralíticos que haga inmensamente feliz a mucha gente. (entre ellos, a los arquitectos, contentos de no tener que aplicar nunca más la puta ley de accesibilidad)

6 comentarios:

galET dijo...

este post me parecía tan soñadoramente atípico de tí... hasta que leí la última línea!

nora dijo...

No lo sabía ... lo de los japoneses ;)
Besitos**
PD: Pensé lo mismo que la señorita GalET ... :P

ana dijo...

este tipo de notícias me encantan, me hacen soñar de verdad

Éowyn dijo...

Gracias a los pañuelos de Nora, mi primer comentario en este blog (Oh no!!! ¡¡Has causado el efecto contrario!!).

Vaya, celebro que lo hayan conseguido de parte de una bióloga XD Yo lo sabía porque los leo en publicaciones.

Bueno, nos veremos por la red. Un saludo.

Biruvito dijo...

@galET, tu comentario me parecía tan soñadoramente atípico de tí... hasta que leí la última línea!

@nora, besitos**

@ana, soñemos pues

@Éowyn, vaya lo que pueden dar de sí unos pañuelos, bienvenida!

Éowyn dijo...

Gracias, Biruvito. Nunca menosprecies a los pañuelos, se pueden vengar de ti en forma de inoportuno estornudo como no los lleves a mano... XD