miércoles, 22 de diciembre de 2010

Caminar descalzo

Arthur Jones, es un tipo peculiar. Es inglés, trabaja en la industria cimenatográfica y vive en Shanghai, pero eso sólo no le basta, además ha decidido caminar descalzo durante todo un año. Y no es el único, forma parte de una corriente naturista de gente que ama caminar descalza que se denomina los Barefooters (descalzos en inglés) que preconizan los beneficios de caminar por la vida con el pinrel al aire.

A mí, que el tema podólogico siempre me ha interesado (desde las chancletas hasta el retifismo), me parece un concepto muy interesante y bien defendido. En esta página de una asociación naturista española te dan toda clase de explicaciones de lo beneficioso que es y de cómo se puede llevar a cabo. Según ellos, es sano, no es doloroso, no hay problemas con los vidrios rotos, no es sucio e incluso te dan unas buenas excusas para librarte de los pesados que te agobien con preguntas.


A mí en verano me gusta andar por casa descalzo pero nunca me había planteado hacerlo por la calle. Sin embargo, una de las pocas veces que fui al monte, me acordé de lo que dicen los practicantes de tai-chi y demás filosofías orientales de que tener los pies en contacto con el suelo hace fluir nuestra energía mucho mejor. Así que decidí probar y me descalcé caminando por la hierba. Era una sensación muy agradable de verdad, al menos en ese momento, porque al día siguiente, cuando me quité los calcetines, tenía los pies llenos de picaduras de mosquitos. :(

Voy a buscar algo para eso en la página.

3 comentarios:

nora dijo...

En Japón, hay jardines de infantes donde los niños van descalzos todo el día, no sólo dentro de las clases sino también fuera, y nadie se resfría por eso ... como piensan algunas personas ;)
Besitos**

aran dijo...

Nosotras cuando vivíamos en Australia íbamos descalzas incluso por la calle. Quitando alguna picadura de abeja en el pie un día en un parque, no tengo malos recuerdos...

Biruvito dijo...

@nora, ah yo quiero ir a uno de esos, besitos **

@aran, qué hippies, qué envidia