martes, 26 de abril de 2011

Catherine Zeta-Jones es bipolar ¿y qué?

Si hay algo que me hace sentirme orgulloso de vivir en el siglo XXI es que sea un tiempo en el que la gente pueda hablar libremente de sus condiciones personales sin ser juzgadas por ello. Si hoy en día un gay puede mostrar su condición abiertamente, un enfermo de SIDA puede vivir sin ser discriminado por su enfermedad y una famosa actriz puede hablar sin tapujos de su bipolaridad, tenemos que admitir que esta puta sociedad sí que ha avanzado en algo. Debemos ser optimistas si los seres humanos son capaces de romper siglos de oscurantismo en los que ser diferente significaba una condena automática. Si hemos llegado hasta aquí, la lucha por la libertad merece la pena.

Es de alabar especialmente la actitud de Catherine Zeta-Jones, una actriz de renombre mundial, que se atreve a salir del armario para admitir sin pudor que es bipolar. Cada persona que rompe las barreras invisibles, es un pionero que abre el camino en la espesa maleza de los prejuicios para que quede más despejado a los demás. Cada vez que conocemos un gay y tratamos con él, cada amigo epiléptico con el que nos vamos de fiesta, nos ayuda a entender que son personas como tú y como yo, especiales en unas cosas y perfectamente mundanas en otras, y nos hacen comprender, que no sólo forman parte de la sociedad, sino que es necesario que lo hagan si queremos un mundo completo.


Tengo un amigo bipolar que es una de las personas más excepcionales que he conocido nunca, inteligente, curioso, atento. Puede que sin tratamiento tuviera comportamientos anómalos pero yo nunca le he conocido así, jamás habría sospechado de su condición. Gracias a la atención médica y a unas pocas pastillas se convierte en una de las personas más estables, lúcidas y serenas que haya tratado nunca. A veces le observo con envidia y pienso que tal vez el problema sea que hay demasiada gente suelta sin diagnosticar.

Ojalá todas las personas encontraramos un tratamiento para ser como él.

Gracias Catherine Zeta-Jones, por hacerle la vida más fácil.

No hay comentarios: