sábado, 18 de octubre de 2008

Liverpool (y II)


Bueno, aqui esta la segundo parte de mi cronica sobre Liverpool. El Liverpool de los beatles!

La parada obligada es el museo de los Beatles que es en realidad un pequeño museo montado por un fan. Tiene un desarrollo cronologico que resalta la primera etapa (que para mi es la menos interesante) con carteles explicativos y fetiches. Es curioso, pero es mas bien pequeñito y angosto, para ser todo un hito que catapulto la ciudad al mundo me esperaba algo mas que un sotano. Lo mejor, la tienda para comprar todo tipo de articulos con la estampa de los Fab Four (yo me pille un cenicero y una taza).

En la misma tienda puedes pillar el ticket para el tour por el Liverpool de los Beatles, lo llaman el Magical Mistery Tour. El tour esta bien porque das una vuelta por casi todo Liverpool y ves mas cosas aparte de sitios relacionados con los susodichos.

Nada mas salir te llevan al barrio degradado donde crecio Ringo Starr y, oh sorpresa, esta tan degradado o mas que entonces. Cuando el guia paro para mostrarnos la casa donde vivio Ringo, unos chavales que habia jugando al futbol decidieron bajarse los pantalones y enseñarnos el culo, que fue lo que realmente acabo fotografiando la gente.


Luego nos llevaron al cartel de la calle Penny Lane y al cruce al final de Penny Lane del que habla la cancion ( se ve el “the shelter in the middle of a roundabout” y mas cosas de las que no me acuerdo) y luego a Strawberry Fields ( bueno realmente a ver la verja que cierra el campo).

La siguiente parada fue la casa donde vivia John Lennon con su tia, y el sitio donde fue atropellada su madre (que penica). Y despues la casa de Paul McCartney donde se reunia con John para componer las canciones. Si llamais al numero de telefono que aparece en la foto se puede concertar una visita para verla por dentro. El hombre que aparece es el guarda que vive en ella, esta diciendo que es el hombre mas feliz del mundo porque le pagan solo por vivir en un sitio tan especial.


Al final del tour te llevan al “Cavern club” o mas bien, a la reproduccion del Cavern que hay unos metros mas adelante del original. Alli me encontre con un pobre cantautor desorientado que preguntaba a la gente si tenian alguna peticion (no tiene por que ser de los Beatles recalco) ¿entonces para que he venido yo aqui?

Bueno, merecio la pena, aunque solo sea por devolver una centesima parte de lo que ellos me han dado a mi.