martes, 22 de junio de 2010

Y cómo es Quito

Para empezar Quito es una ciudad alargada. Apenas tiene 4 kms de ancho y sin embargo se extiende más de 25 km a lo largo, hundida entre grandes montes y volcanes. Tiene un centro histórico coqueto y bien cuidado con una plaza central a la que vuelcan todos los edificios importantes, igual que en Bogotá, porque los españoles construían todas sus ciudades coloniales así por alguna razón que desconozco.


Aquí, la plaza se llama "Plaza de la Independencia" o "Plaza grande" y en ella están situados los grandes hitos de la ciudad como la Catedral , el Palacio Presidencial , el Palacio de Arzobispo, el Palacio Municipal y una señora con un megáfono que se mete con Correa y se asusta cuando te pregunta de dónde eres y le dices que eres español. Pero Quito no tiene sólo pasado también tiene centros comerciales de esos que podrían estar lo mismo en Singapur, que en Praga o en Torrelodones, y rascacielos de vidrio con pinta de modernos. En general parece una ciudad bastante segura y limpia, de esas a las que se puede llevar a tu madre sin que te diga cuarenta veces "como en Bilbao en ninguna parte".

Pero como toda ciudad también tiene su lado menos luminoso, mejor ándate listo al coger el autobús no vaya a ser que acabes tirado en un árido ghetto en medio de ninguna parte o comiendo carne de extraña procedencia en un mercado en donde tu eres el primer español que entra desde Sebastián de Belalcázar.

En fin coñas aparte, no me pareció un sitio peligroso para nada, sobre todo si lo comparas con cualquier ciudad española de su tamaño. Quito tiene 2 millones de habitantes y sin embargo mantiene el sosiego de las pequeñas urbes, sin stress ni agobios y con clima primaveral todo el año. Igualico que Bilbao, mamá.

5 comentarios:

Pernan dijo...

¿Ahora estás en Quito, amiguito? Juer!

Chica de Quito dijo...

Yo también me preguntaba siempre por la forma tipo damero y la plaza central de las ciudades coloniales... resulta que Felipe II hizo todo un decreto con instrucciones del trazado, ínfulas de arquitecto tenía Philip..

Me hace ilusión que te haya gustado... ¡aunque por la comparación con Bilbao ya no sé si si o si no!

Víctor Pérez dijo...

Siento no estar de acuerdo contigo. Cuando estuve en Quito nos atracaron a punta de navaja a tres metros de la zona de copas más concurrida. La policía simplemente pasa y el índice de delicuencia es altísimo. Los propios del lugar nos animaban a coger siempre un taxi desde el hotel una vez llamado desde allí, aunque el trayecto fuera corto. No fue una experiencia muy agradable.

Víctor Pérez dijo...

Por cierto, aquí se relatan los hechos: http://inmigranteyguionista.blogspot.com/2008_03_24_archive.html

Biruvito dijo...

@pernan, ahora no, esto va por fascículos

@chica de quito, jaja la comparación con Bilbao no la hice yo, a mí ni se me pasó por la cabeza

@victor pérez, ah muy interesante la puntualización que me haces. ya veo que me dejé llevar por el lavado de cerebro de mi guía ecuatoriana.