miércoles, 15 de septiembre de 2010

Un día sin internet

Ayer se petó el Adsl de Vodafone y estuve todo el día sin internet, (en realidad, más que todo el día, fue toda la tarde-noche porque por la mañana el internet del curro sí funcionaba). Entonces, al contrario que a Enjuto en el vídeo, me entró una placidez y una tranquilidad de espíritu inmensa. Se abría ante mí todo un mundo de posibilidades inmenso. Así que lo primero que hice fue echarme una siesta de una horita.



Una vez reposado y asiesteado, decidí darme una vuelta por la FNAC y quedar con el señor de Algas y su fiel escudero Pipas para tomarme unos mostos. Y al llegar a casa en vez de mirar el facebook a cotillear la vida de los demás, encendí la tele y me deleité con una lección magistral de Wyoming de la que hablaré otro día si encuentro el vídeo. Después, el Señor Kalrissian y un servidor degustaron uno de los platos culturales más exquisitos que se pueden degustar hoy en día: un programón de "El juego de tu vida" donde una alegre damisela confesaba su pasado como prostituta. Y con ello llegó la noche cerrada y dije adiós al martes. Qué más se puede pedir a la vida, amigos.

Interneeeeeeeeeeeeeeeee

3 comentarios:

aran dijo...

Bueno, yo creo que disfrutaste tanto de la tarde y de esa gran selección de programas nocturnos porque por la mañana ya habías chateado, consultado tu correo, blogueado y, en definitiva, saciado tu sed virtual.
Para la próxima un día entero, a ver qué tal.
Besos

mya dijo...

Yo en agosto estuve primero 10días y después otras 2 semanas enteras sin acceder a internet porque me llevaron de vacaciones a un sitio sin ADSL y sobreviví sin ningún tipo de síntoma.

A la vuelta me he reenganchado como todo hijo de vecino.

Biruvito dijo...

@aran, hmm puede ser, besos

@mya, 10 días? me muero