martes, 6 de abril de 2010

Río se inunda

Otro día hablaré de mis primeras impresiones de Río de Janeíro, que como sospecharéis siguiendo mi línea habitual, no tienen nada que ver con las convencionales o por lo menos, con las que yo me esperaba. Sin embargo, hoy, leyendo esta noticia en el periódico, me he acordado del conato de inundación que viví desde la habitación del hotel.

Me metí en la ducha y cuando salí diez minutos después aquello era el amazonas. La gente no parecía muy asustada. Se resguardaba en las loncheterías hasta que el agua también empezó a anegarlas. Además todo el agua se acumulaba justo en el cruce delante del lobby del hotel porque las escorrentías estaban mal hechas y el saneamiento no daba más abasto. Los coches no se atrevían a cruzar menos algún osado como de la foto.

Bueno, esto duró una hora y como vino se fue, en dos horas sólo quedaba un poco de arena en las aceras y nada más. Parece ser que esta vez la cosa ha sido más grave y si ha habido consecuencias.

Pobres cariocas con lo afables que son. Boa sorte!

4 comentarios:

mangeles dijo...

¡Tal, cual el chirimiri de Bilbado¡

BEsos

Roberto dijo...

Eso es para refrigerar a las chicas calientes de allí...hay papito.

tookalongtime dijo...

¡Finalmente un motivo para usar las chancletas que estoy segura que has comprado para las playas brasileñas!

Biruvito dijo...

@mangeles, hombre sirimiri sirimir... Besos

@Roberto, será será

@tookalongtime, quería unas de ipanema color violeta pero no las encontré así que nada