lunes, 19 de julio de 2010

Barbara Probst

Nunca he sido muy amigo de la fotografía profesional porque me parecía la sublimación del arte del engaño y la entronación del detalle, pero de vez en cuando te encuentras con agradables sorpresas como fotógrafos que no se limitan a capturar la anécdota y prefieren enfoques más globlales.

Barbara Probst es un ejemplo de este tipo de visión. Sus fotografías nunca se limitan a un único punto de vista sino que mediante cámaras radiocontroladas saca varias tomas de un mismo motivo desde diferentes puntos de vista.

Unas veces es un cambio muy sutil tan sólo de mirada.
Otras es un juego de engaños.
Y otras un ejercicio de estilo muy sugerente.
En todos los casos unas imágenes muy atractivas. Podéis ver más de éstas imágenes y del resto de su interesante obra en su página web. Gute Arbeit Barbara.

2 comentarios:

Marta dijo...

madre mí, qué exagerado eres!! la sublimación etc etc... y no dijiste otra vez que en el arte bastaba que las cosas gustaran? algo encontra de una fotografía simplemente bonita?

Biruvito dijo...

@marta, cuando dije yo eso del arte?