miércoles, 28 de julio de 2010

Alguien tenía que decirlo

Parece que por fin la sociedad empieza a ver sus miserias de una vez. Hoy sin ir más lejos he leído esta magnífica entrevista con Ricardo Paternina en el País en la que se dicen verdades como puños como que "pertenece a esa generación de jóvenes españoles hiperformados que, al terminar los estudios, se toparon con un panorama laboral tan efervescente como desolador, en el que toda su preparación se traducía en sueldos no ya mileuristas sino cercanos al salario mínimo interprofesional, con el agravante de tener "muchísima responsabilidad sin tutoría alguna"

También cuenta su periplo por estudios donde dice que cobró "un mínimo de 900 euros brutos al mes y un máximo de 1.800", aunque la media estaba en 1.200/1.400. Pero subraya el matiz de "brutos" y pone un ejemplo, extraído del combativo blog arquitectosexplotados. "En un caso hipotético de un trabajador por cuenta ajena y de un falso autónomo que cobraran ambos 1.700 euros al mes, al segundo se le queda reducido a 792 euros al mes porque son 12 pagas, no 14, tiene que cotizar a la Seguridad Social o a la Hermandad de Arquitectos, un seguro por si se queda en paro..." Hasta que llegó la crisis y se fue a la puta calle. En el INEM "le felicitaron por su magnífico currículo y por su especialización" lo cual no le sirvió de mucho porque "no ha recibido ni una llamada" y en los servicios sociales pasaron de él porque no es "ni alcohólico ni drogadicto ni ex presidiario ni un peligro para la sociedad"

Si hablo de ésto no es porque yo haya estudiado con él y conozca a su hermano, que por cierto era muy buen estudiante y seguro un buen arquitecto, y me sienta identificado. Esta historia se la oído repetida muchas veces a gente distinta y es un mal generacional muy grave. Los estudiantes de arquitectura salen a la calle a trabajar como esclavos con la esperanza de un futuro prometedor y se encuentran con el final de la burbuja, un presente descorazonador y la indiferencia de una sociedad que sigue con el mito del arquitecto ricachón en su imaginario.

Si fuera cualquier otra profesión las condiciones en las que se han movido habrían provocado una revolución y un escándalo en los medios. No me imagino a mineros, limpiadoras o camareros de falsos autónomos, cobrando menos del salario mínimo, obligados a trabajar sin dormir y ahora en la calle sin ningún futuro. Pero los arquitectos, como ya desde la universidad les enseñan a humillarse y tragar con todo, aguantan hasta que les enculen con la normativa y hasta los propios compañeros.

Herederos de Vitubrio, a las barricadas, que vosotros sabréis hacerlas sólidas!

6 comentarios:

aran dijo...

No solo pasa con los arquitectos. Los investigadores becarios-precarios no están mucho mejor.
Así va de bien todo.

Arquitecta 'treintaañera' dijo...

Sí, a mí todo lo que cuenta en la entrevista me suena muchísimo. Hay que dar a conocer la penosa situación en la que estamos.
Muy bien por tu post!

Ñ dijo...

Bienvenidos a la "italianización" de la profesión.
Bienvenidos a ese mundo donde se premia a la "élite" y se desprecia al resto, haciendo de la clase media algo a extinguir rebajándola a escoria.
Bienvenidos al mundo de los listillos y las apariencias.
Bienvenidos a la nueva reforma educativa que relaciona directamente los estudios con el trabajo.
De todas formas, ¿se puede esperar una movilización colectiva de una profesión que prima/premia la individualidad?

mangeles dijo...

También teneis que pagaros el SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL que tiene que cubrir las obras durante al menos 10 años....

Bueno...tranqui Biruvito...tú crea un edificio que se mueva a ritmo de terremoto en Japón, pero...que las cosas (y las personas) que contiene dentro el edificio, no noten el bailecito....¡Y TE FORRAS SEGURO¡

Besitos

nora dijo...

Como dice la señorita Mangeles, construye edificios para los japoneses (y una casa para mí :P)
Besos** a los dos.

Biruvito dijo...

@aran, vaya por dios

@arquitecta treintañera, a ver si va enterando la gente

@ñ, hmm sí me parece que se abriendo una brecha entre los arquitectos viejos y los nuevos cada vez mayor

@mangeles, es que eso ya está inventado!! besos

@nora, a mí mientras me paguen hago lo que sea