jueves, 15 de julio de 2010

Lo del Mundial: Los causantes

Que España ha ganado el mundial gracias a su firme apuesta por el juego de toque es algo que ya no discute nadie. Pero, ¿de dónde viene este amor por este estilo si el juego español ha sido siempre más conocido por la “furia” o el “a mí el pelotón que los arrollo” que por su amor por las formas?

Una parte importante viene de la guerra mediática. Cuando García era el rey de la ondas y de la federación apostó por Clemente como entrenador (y con ello por el futbol resultadista), los del imperio mediático contrario, en su afán por diferenciarse y contrarrestar se situaron en el bando contrario, el de los amantes del “jogo bonito”. En cuanto García se vino abajo y ellos tomaron el resorte, hicieron todo lo que pudieron para imponer su estilo de juego, sus jugadores y su seleccionador. Pero ya digo que para mí fue más una demostración de poder y afán de humillar al contrario que una verdadera convicción.Pero la mayor parte de la culpa la tienen sin duda el Fútbol Club Barcelona y sobre todo, su escuela de fútbol, La Masia. Un centro de formación donde, con buen criterio se decidió apostar por una filosofía de amor al juego de ataque y al estilo elegante. Piqué, Puyol, Busquets, Xabi, Iniesta, Pedro, Cesc, la columna vertebral de la selección española y la forma de juego, están calcados del gran Barça que en estos momentos está marcando una época.

Es de admirar que en los tiempos que corren, un club como el Barcelona de una lección de cómo invertir a largo plazo, cuidando la cantera, impregnando no sólo a los equipos juveniles sino a todo el club, de un amor por el estilo cuidado y el trabajo duro. Una filosofía de jugadores trabajadores, modestos, de equipo que contrasta con los fichajes cortoplacistas de su eterno rival que muere cada año a final de temporada en una lucha de egos.
Sin duda alguna el inspirador de esta filosofía es Hendrik Johannes Cruijff, un jugador mítico que llegó al fútbol español y trajo con élel fútbol moderno que se practicaba en Holanda y que había revolucionado el mundo. Pero no sólo se conformó con eso, se quedó en Barcelona y se convirtió en una institución que, primero como entrenador y después como referente moral, fue empapando a todo el Barça y luego a toda España de un amor al balón y al buen hacer que acabaría calando en toda la sociedad hasta dar sus frutos 20 años después con un Europeo y un Mundial. Lástima que sus compatriotas este año abandonaran su tradicional juego de toque y le dejaran en vergüenza, porque en esta ocasión, los holandeses, fuimos nosotros.

Gracias Johan Cruyff!

2 comentarios:

mangeles dijo...

Buenoooo...y también a los negocios de coches caros...y otras inversiones en Cataluña y Levante... y también fué entrenador del Levante....y....

Gran jugador, gran entrenador...y no muy buen empresario el Jojanjanan..jeje

Besos, Biruvito

Biruvito dijo...

@mangeles, fue entrenador del levante?? a mí cómo sea como empresario no me importa, el post era sobre fúrgol. Besos.