miércoles, 1 de septiembre de 2010

Hipoclorito de sodio

Durante un tiempo yo era reacio al poder de la lejía. Había oído que está prohibida en algunos países de Europa como Alemania debido a su peligrosidad, así que me dedicaba al frota-frota a base de estropajo y detergente. Hasta que un día, harto de que las manchas de mi fregadero se resistieran a mis esfuerzos, decidí dar el todo por el todo y dejarlo con un dedo de lejía mientras escribía un post.

Y allí se obró el milagro. A la media hora y sin haber hecho ningún tipo de esfuerzo físico el fregadero apareció ante mí tan blanco e inmaculado como el manto de la virgen de los remedios. Eso acabó de convencerme, lo utilicé en las placas, en la bañera, con las cortinas.. y allí donde pasaba se repetía la hazaña.

Ahora ya lo tengo claro, he dejado de ser un agnóstico descreído y me he convertido, soy un fiel discípulo de la "orden de la lejía conejo". Mi meta es expandir su evangelio por el mundo y blanquear almas nuevas allí por donde pase. Atentos alemanes, ¡no pararé hasta que levantéis la prohibición! Salve, hipoclorito de sodio.

6 comentarios:

mya dijo...

Pues espera a que por descuido entre en contacto con tus toallas de color o unos vaqueros... no veas el miedo que yo le tengo.
Sólo la admito de la puerta del baño para adentro y la dosis justita justita.
(cuidado con los guantes de fregar, se los come).

nora dijo...

Conmigo no vas a poder :P
No me gusta ninguna orden lejías
Besitos** ... sin lejía

Anónimo dijo...

Mya tiene razón, cuidado, el que con fuego juega se quema.
Te emocionas y al final la lias, por experiencia

estretxi dijo...

el anónimo soy yo, me he liado

nora dijo...

Qué interesante el comentario de Estretxi ... parece que te conoce muy bien :P
Más besitos**

Biruvito dijo...

@mya, ok tomo nota

@nora, oooh besitos**

@estretxi, ok ok andaré con cuidado

@nora, será por algo ;)