jueves, 10 de febrero de 2011

Asesinato en el paraiso

Una vez, en Berlin, fui a una charla de un tipo que hablaba sobre una comuna hippy en la que había vivido en Austria. Al final de la charla intentó convencernos de que fundáramos una comuna nueva en la que poder vivir felices todos separados del mundo cruel. Sin embargo, la gente del auditorio no parecía muy convencida. Un chico intentó explicarle que esa comuna ya existía, se llama planeta tierra y tiene 6.000 millones de habitantes y si queremos vivir libres lo que teníamos que hacer tenemos es luchar por mejorar el mundo y no crear artificiales paraisos.



Parece que el señor Walt Disney no llegó a la misma conclusión y dentro de su paranoia felicizante ideó una serie de comunidades felices y llegó incluso a construir ciudades enteras llenas de gentes felices. Una de esas ciudades se llama Celebration y está en Florida. Como podéis leer aquí, aquí y aquí (en inglés) y un poquito también aquí (en castellano) en la wikipedia, Celebration se inauguró en 1996 y tiene un 94 % de población blanca, una planificación arquitectónica centralizada que riéte tú de la URRS, 7 iglesias y un montón de coches eléctricos y bicicletas para que los seres felices (y mayoritariamente blancos) puedan dar felices pedaladas por las verdes avenidas.

Hasta hace poco además, Celebration tenía el honor de ser una ciudad en la que no se había cometido ningún crimen, pero he aquí que, primero, a un ex piloto le dió por disparar al personal antes de suicidarse, y luego, un apacible jubilado fue asesinado por un indigente al que había intentado forzar tras invitarlo a su casa.

Lo siento Walt, va a ser que lo del paraíso no va a poder ser, mejor deja el urbanismo para los profesionales y tú dedícate a vigilar a tus muñecos que mientras andas distraído están montando una buena.

No hay comentarios: