martes, 31 de mayo de 2011

Culpables

Últimamente, con esto del movimiento de los indignados, recibo emails y mensajes en el Facebook como este:

“Mientras la cifra de parados llegaba a 4,3 millones, las 35 mayores empresa del Ibex (Bolsa de Madrid) ganaron el año pasado 49.881 millones de euros, un 24,5% más que en 2009. Mientras Telefónica quiere despedir a 6.000 trabajadores en España, anuncia 450 millones de euros en incentivos y 6.900 millones en dividendos para sus ejecutivos. ¿¿¿¿¿Quien da más??????”

Sin embargo yo creo que nos estamos equivocando enfocando la indignación hacia las empresas, que no son ONGs, están ahí para ganar dinero. Si Telefónica, BBVA, o el Banco Santander tienen beneficios, es que  los administradores haciendo bien su trabajo. Si yo fuera cliente suyo, como millones de españoles más, eso me daría confianza y seguridad, que es lo que más falta en estos tiempos. Los que lo están haciendo fatal son los políticos que son los que deberían estar ahí controlando que las empresas no exploten a sus trabajadores ni a sus clientes, y los encargados de distribuir la riqueza generada en el país para paliar las desigualdades sociales.


De hecho, todo iría mucho mejor si en vez de ver a los políticos como la clase dirigente a la que debemos pleitesía, viéramos a las administraciones públicas como una empresa en la que nosotros somos los dueños y los políticos nuestros empleados, unos empleados a los que encargamos representarnos y gestionar nuestra empresa para que vaya con buen rumbo para todos. Si, como pasa ahora, la gente siente que los políticos no atienden las preocupaciones reales de los ciudadanos y están llevando al país a la ruina, está claro que deberíamos mandarles a la cola del paro rápidamente antes de que acabemos todos en ella. Que a este paso será antes de lo que nos imaginamos.

2 comentarios:

Marta dijo...

Sí señor, estoy contigo. En España se tiende mucho al sueño anarquista o comunista y enseguida cargan contra las empresas - que no están libres de culpa. Pero tienes toda la razón en que el deber de que funcione el país es de los políticos. ¿Por qué la gente sigue votando a un partido que está demostrado que es más que corrupto? ¿Por qué no se exigen dimisiones por acto poco éticos? En Alemania, hace años dimitió un dirigente de los verdes porque había usado millas acumuladas durante viajes de negocios para sus vacaciones. Hace nada, el Ministro de Defensa dimitió porque salió a la luz que había plagiado gran parte de su tesis doctoral. Me juego lo que sea a que si eso pasa en España, se pasa página y hala, borrón y cuenta nueva. Estaría bien que el movimiento este sirviera para que la gente se haga una nueva idea de lo que es democracia.

Biruvito dijo...

@marta,pues sí es increíble que a los políticos de la derecha no les traiga factura la corrupción