lunes, 23 de mayo de 2011

Sobre las elecciones municipales

Nunca había habido tanta expectación para unas elecciones municipales, que son como las cenicientas de los sufragio, pero este año entre lo del 15-M, lo de bildu y el batacazo del PSOE han estado animaditas. Lo de la subida espectacular de Bildu se veía venir después del subidón de la legalización en la prórroga, aunque para medir bien el avance hay que comparar con los resultados de Euskal Herritarrok en el 99, la última vez que fueron legales. Se ve que los resultado fueron muy parecidos si tenemos en cuenta que Bildu es la suma de EA+Batasuna. 12 años perdidos para los abertzales, esperemos que esta vez sea la buena. Ahora hay que ver con quién quieren pactar con ellos y viceversa, aunque entre el pacto y el no pacto hay toda una escala de grises que puede hacer cambiar todo: los apoyos puntuales públicos, los soterrados, las abstenciones, lo de te voto la mitad a favor y la mitad en contra... ya veremos.


Lo del 15-M ha sido demasiado inmediato cómo para medir el efecto en las elecciones aunque seguro que algo ha tenido que ver con el megahostión de los socialistas. Que los sociatas se sorprendan tanto de la debacle sólo demuestra lo alejados que viven de la realidad de la calle porque no conozco a nadie que hable bien del PSOE hoy en día. Es patético como se preocupan más por luchar por la sucesión que por mejorar la situación de los ciudadanos. No tienen más que lo se merecen.

Pero si alguien ha salido ganando en estas elecciones es Iñaki Azkuna, ese ideólogo de un nuevo orden político, el azkunismo, que mezcla a partes iguales el vasquismo, el nacionalismo, la caspa de telebilbao, el txikito, la camisa mil rayas y la bilbainada pasada de moda. Yo veo en el azkunismo la ideología del futuro y sino, mirad que pancho anda con su mayoría absoluta por la vida. A este el 15M y bildu se la trae al pairo. ¡Y en cuatro años de potes con Joseba otra vez!

No hay comentarios: