miércoles, 19 de mayo de 2010

"Tierras de penumbra" de Richard Attenborough (1993)

No me suelen gustar las historias de amor de las películas convencionales por muchas razones, primero, porque son todas iguales, lineales y planas y segundo, porque están metidas con calzador interrumpiendo la trama principal y cortando el ritmo de la película. Yo tengo la teoría de que las introducen en las películas de acción para que los chicos puedan ir con sus novias a ver la peli y no se aburran, unos ven las leches y las otras, los besitos.

Sin embargo una buena historia de amor real, cotidiano y sucio con su atención y dedicación justa es algo muy atrayente. Yo, que escaldado no suelo ver muchas pelis románticas, nunca hubiera ido a verla al cine pero tuve oportunidad de descubrirla gracias a ese gran programa que tenía José Luis Garci llamado "Qué grande es el cine" y que los sociatas le quitaron por coquetear con el PP.

Una de las grande virtudes de Tierras de Penumbra es que no es una historia creada en el departamento de marketing de una gran productora para atraer adolescentes pasadas de hormonas sino que está basado en una historia de amor real, la del escritor de las crónicas de Narnia, C.S Lewis, que ya madurito y católico se enamoró perdidamente de una mujer divorciada con un hijo y enferma de cáncer. Eso para empezar ya es una variación completa de la típica historia de amor pastelosa. A esto hay que sumarle las inquietudes, dudas, trampas, sufrimientos y dolores que tienen los protagonistas y que intentan salvar disfrutando unidos de la experiencia de conocerse.

No hay nada tópico en esta historia real y eso le da todavía más verosimilitud porque la vida es así de extraña, las cosas no salen bien a la primera y para conseguir lo quieres a veces hay que renunciar a muchas cosas y esta película, con su ritmo pausado y meditativo, lo sabe reflejar muy bien.

A mí, que no me suelen salir las cosas bien a la primera casi nunca, me gustan las cosas imperfectas y sobre todo las historias de amor que no terminan de salir bien. Sin ir más lejos la de mi adorado Príncipe Carlos. God save the Prince!

3 comentarios:

nora dijo...

A mí me gustan las películas que terminan bien, pero ésta me gustó mucho (la ví dos veces).
¿Has visto "Lo que queda del día"? (Anthony Hopkins - Emma Thompson)
Besitos** imperfectos :)

Biruvito dijo...

@nora, lo que queda del día no está mal, pero esta me gustó más.

galET dijo...

Ahora que lo pienso, deberías buscar una chica que se identifique con lady Camila.... tarías hecho!!