sábado, 27 de agosto de 2011

Aste nagusia 2011. La cochinada de los vasos reutilizables.

Escrito por Mya

Este año las comparsas han reeditado una idea muy ecológica. Con la idea de que el recinto festivo no acabe como un mar de vasos de plástico destrozados han sacado unos vasos de plástico reutilizables, que debemos llevar de txozna en txozna, día tras día. Ellos nos servirán la nueva consumición en el mismo vaso. Existen 2 tamaños, un vaso tirando a pequeño y otro tamaño katxi. De base la idea no es mala, pero yo le veo varias pegas bastante razonables.














Para empezar te cobran lo mismo por un vaso o por otro, un euro. Hasta este año no era obligatorio, y si querías, podías entregar el vaso en una txozna al terminar la noche o las fiestas y te devolvían el euro. Pero este año ya no es así, y es más, lo del vaso reutilizable ya ni siquiera es una opción, te obligan a comprarlo quieras o no. No te dan la opción de pedir uno desechable. Si vas a tomarte sólo una consumición, palmas el euro. Ni siquiera te lo advierten antes de servirte, te lo cobran todo junto y te quedas con cara de tonto.

El precio me parece desmesurado para el vaso, sobre todo en el caso de los pequeños, en que ni siquiera cabe la consumición de un combinado. También hay que tener en cuenta que las comparsas se ahorran una pasta en comprar los vasos desechables. Yo creo que si han comprado 700.000 vasos los podían ofrecer a 0,50€ como mucho. ¡Ah! y los que entregue la gente de vuelta en las txoznas a cambio de nada, los van a desinfectar y revenderlos el año que viene.

Además del tema económico le veo otra pega de tipo sanitario ¡Cuando te sirven una nueva consumición no se molestan ni en pasarle un poco de agua! me dí cuenta de que cuando en un grupo se llevan varios vasos vacíos, la gente los mete unos dentro de otros hasta que pide otra ronda. En la barra los sacan y los rellenan tal cual.

No soy una persona escrupulosa, bebo tranquilamente del vaso de otro y no reviso las copas y los cubiertos cuando me siento en un restaurante. Pero todos sabemos el barrillo pegajoso que hay en las barras donde sirven, y vete a saber lo que puede haber en las superficies horizontales donde apoyamos la bebida durante la noche. Nadie pasaría por allí la lengua.

Así que cuando veo cómo sacan un vaso de otro y lo rellenan no puedo evitar imaginarme ese barrillo disuelto en mi propia bebida, y me muero del asco.


Una amiga que ha estado sirviendo detrás de una barra me comentó que ella sí les pasaba un poco de agua antes de rellenarlos, y que los compis y la gente la miraban raro. Pase que no se les pida el título de manipulación de alimentos que se pide en hostelería, pero hay cosas que son lógica pura.


Casi que estoy deseando que haya una intoxicación masiva para que se les caiga el pelo.

Que conste que los años anteriores que han sacado el vaso lo he comprado voluntariamente, y lo he paseado toda la noche. Pero me parece abusivo cobrarte por algo que encima ni siquiera es opcional. El primer día que salí me dieron un combinado en un vaso de los desechables (ya he dicho que en los otros ni cabe), lo utilicé toda la noche, y al final lo tiré donde pude. Comparativamente el residuo es menos que con los otros vasos, que son gordos y bastos, así que queda demostrado que es abusivo y recaudatorio. Pobre de tí como se te olvide coger en casa el vaso que cogiste ayer...

2 comentarios:

Laura para Tarjetas de Credito dijo...

Realmente una chanchada y con ese liquido blanco que has puesto en la foto mas aun.

estretxi dijo...

y no ha servido de nada, sigue todo igual de sucio..