jueves, 11 de agosto de 2011

Gente guapa

Últimamente se ha puesto de moda que todo el mundo que salga en la tele tenga que ser requeteguapísimo. Lo entendería si es para presentar un programa de modelos o alguno rollo sábado noche tipo José Luis Moreno en los que hay que lucir cacha para atraer a los viejos, pero ¿en el telediario? ¿Hay que parecer recién salido de un anuncio de champú para dar la noticia de que la bolsa cae en picado?


A mí me molaban los tiempos en los que los periodistas que salían por la tele eran viejunos con pinta de sabérselas todas y haberse bregado en mil batallas. A Rosa María Calaf o Andrés Aberasturi no se la colabas tan fácil, esos tíos habían luchado desde lo más bajo hasta llegar donde estaban y ningún entrevistado listillo se las iba a dar con queso. Pero hoy en día ¿qué coño de credibilidad tienen la Carbonero y compañía? Si esas de lo único que pueden hablar es de cómo trepar rápido a base de hacer favores. ¿Qué clase de experiencia y carácter va a tener una niña pija a la que todo le ha ido rodado en la vida gracias a su palmito? Yo quiero ver periodistas feos llenos de cicatrices que se note que las han pasado putas y han aprendido, no muñequitas parlantes que no saben ni lo que están leyendo en el autocue. Menos carboneras y más aberasturis!!!

1 comentario:

Kalrissian dijo...

Amen a eso. Y más Rosas Marías Mateos y Luises Carandeles.