miércoles, 17 de agosto de 2011

Problemas en cabina

Me encanta viajar, eso ya lo sabéis todos, pero hay una parte que odio aunque se me olvida cada vez que llego a casa: volar en avión. Sé que es un tópico y que el transporte aéreo es uno de los más seguros del mundo, pero cada despegue es para mí una pequeña tortura desde que me enteré de que el 33% de los accidentes se producen en tan fatídico momento. Cuando el aparato empieza a subir y a dar botes me entran sudores fríos. Me tengo que agarrar al reposabrazos para seguir manteniendo la compostura y dejar de pensar en el accidente de Spainair. Menos mal que una vez arriba ya me calmo y se me pasa todo, los 10.000 pies son un espacio de tranquilidad lejos de las nubes y sus turbulencias.

O al menos eso creía yo hasta este sábado. 90 minutos después despegar de Madrid, ya sólo pensábamos en las 9 horitas que nos restaban todavía de vuelo cuando de repente el avión giró 180 grados y el comandante apareció en la megafonía: “Buenos días, ya se habrán dado cuenta de que hemos dado la vuelta. Tenemos que un problema en la cabina que sólo se pude resolver en tierra, así que regresamos a Barajas. Como verán ese chorro que sale por las alas es que estamos vaciando el combustible porque tenemos que aterrizar con los depósitos vacíos.”


Según un azafato esto pasa 4 o 5 veces al año. ¿Por qué me tuvo que tocar a mí?!!!! ¿Yeso de aterrizar con los depósitos vacíos? ¿Es que corríamos peligro de explotar contra el suelo?

Menos mal que la gente fingió que no pasaba nada y hora y media después aterrizamos en Barajas sin problemas (después de haber rociado de queroseno durante 40 minutos los campos de la comunidad de Madrid) Cambiaron el ordenador de presurización que se supone era la causa del problema, llenaron los tanques otra vez y a volar otra vez. 14 horas después de haber embarcado llegamos al punto de destino deseando dejar ese maldito airbus de una vez y hartos de los cutres de iberia y sus aviones viejunos sin pantallita individual.

Al menos gané un post y una imagen que no habrá visto mucha gente, un ala de avión escupiendo fuel como si fuera el pedo tóxico de un robot.

9 comentarios:

Kalrissian dijo...

Hola Biru. El mismo día que te pasó lo del avión y me llamaste para contármelo tenía yo por la noche una cena en Madrid con unas personas madrileñas de variopintas profesiones y desahogado poder adquisitivo. Una de ellas era un azafato de Iberia muy majo pero más pijo que Pocholo (de unos 50, muy viajado, amante de Dream Theatre, vegetariano y budista). Le conté lo que te había pasado (sin dar nombres) y, sin saber las explicaciones que os dieron, me dijo que sonaba a una de las cosas más graves que pueden pasar en vuelo: Contaminación de combustible. Me dijo que a veces pasaba que parte del hidrocarburo se congela en pleno vuelo, y el hielo se deposita en lo alto del depósito, la mezcla se altera y el queroseno no combustiona y hay que volver e ir soltando el combustible para que no pueda haber un problema y se cale el avión (o explote el depósito). Una putada bien gorda. Vamos, que tienes anécdota interesante que contar a tus nietos. Ya me contarás si el azafato acertó en el pronóstico... Qué comentario tan tranquilizador me ha quedado.

nora dijo...

Después de leer el comentario del señor Kalrissian, ya no me dan ganas de subir a un avión :(
Odio los aviones ...
Besitos** y que disfrutes de tus vacaciones ;)

mya dijo...

Kalri, majo, lo que tú quieres es que no vuelva.
Te recuerdo que aún tiene que volver a coger un avión para acá...

Kalrissian dijo...

Existe una cosa que se llama piloto de emergencia. Y no me refiero a un conductor de aviones eventual, sino a los sistemas de alarma. Las posibilidades de que haya un accidente son minimísimas. Poniéndonos agoreros es mucho menos seguro coger el coche. O el autobús. Sobre todo si te toca un chofer como el que me trajo de Madrid hace dos días.

Kalrissian dijo...

Por cierto, el mismo azafato me contó que en cierta ocasión esperando en el aeropuerto de Río de Janeiro a que saliera su vuelo en la sala de espera de la terminal estaban poniendo en la tele uno de esos programas americanos de desastres, concretamente uno de catástrofes aéreas. Eso SI que es poco tranquilizador.

Biruvito dijo...

@kal, no sé si será de eso, yo siempre he oído que no se puede aterrizar con el depósito lleno y por eso lo vaciaron. Era la consecuencia y no la causa.

estretxi dijo...

y ahora? la wii?

Anónimo dijo...

Kalrissian creo que te han tomado el pelo. Se expulsa el combustible porque el avión está hecho para aterrizar con una masa concreta, y si acaba de despegar con el deposito a tope sin haber quemado a penas nada, pues va con más masa de la indicada.

Y primera noticia que tengo que gustarte Dream Theater sea indicativo de ser pijo oiga.

Biruvito dijo...

FACED!