martes, 2 de noviembre de 2010

Museo Coconut

Desde mi posición de talifán de la hora chanante y muchachada nui, ayer esperaba expectante el estreno de la nueva serie de Joaquin Reyes y compañía, "Museo Coconut". Tenía el presentimiento de que no me dejaría indiferente, sería o una gran sorpresa o una pedazo de cagada y al final resultó que no fue una cagada, fue una manada entera de bueyes defecando boñigas.

No sé por dónde empezar si por la risas enlatadas, los personajes sin gracia o la trama inexistente pero la conclusión es que aquello no me provocó ni media sonrisa. En Muchachada Nui el 80% de los sketches no tenían ninguna gracia pero el otro 20% era tan bueno que se le perdonaba todo. Ahora estos chicos han decidido pasar de los sketches y montarse una sitcom y tanto miedo tienen de que se les tache de hacer una sucesión de gags, que el ritmo es tan plano e insípido que resulta difícil saber cuándo se supone que hay que reirse.

Los caracteres y las situaciones son tan previsibles que a veces pensaba que estaba viendo un programa de la obregón, chistes sobre tartamudos, mariquitas y negros que no había ni dónde cogerlos y escenas previsibles hasta decir basta...

En fin, sólo aguanté un episodio, en el otro me fui a cenar que es mucho más provechoso. Agur coconut.

5 comentarios:

mangeles dijo...

¿ehhh?

egoitzmoreno.com dijo...

vaaaya por dios...

no he visto nada aún, pero...

tan mal está? pobre gente...

menel dijo...

Ayer lo ví por primera vez y de casulalidad.
Solo puedo decir que aunque no sea muy fan de la comedia, "museo coconut" hace llorar.
Bueno, esa es mi opinión
saludos

Félix Chacón dijo...

La última temporada de Muchachada fue ya muy floja... Creo que necesitan un largo descanso. El humor es una de las artes más difíciles. Pocos aguantan el tirón. Hace unos años tuve la suerte de hablar con Carlos Faemino (para mí Faemino y Cansado son los más grandes). Me dijo que era muy difícil crear esqueches sin parar (los humoristas que lo hacen suelen contratar guionistas). Por eso ellos ya no salen tanto en la tele. Prefieren preparar una función e irse de gira por teatros. Es más rentable y pueden dedicarse al humor sin quemarse. Me dijo que quería jubilarse como humorista y que la televisión nunca se lo permitiría. De tonto ni un pelo. El año pasado pude ver su última función: de diez,como siempre.

Biruvito dijo...

@mangeles, ohh

@egoitzmoreno, pues sí mu mal, pero bueno un traspiés lo tiene cualquiera

@menel, jajaj buena definición, saludos

@félix chacón, pues sí un descansito hubiera sido mejor que este truño