viernes, 11 de marzo de 2011

Viento sur

(Escrito por mya)
(Mala suerte, Jose Ignacio)

Aquí a nadie le gusta el viento sur. O eso dicen.

Hoy hace uno de esos días atípicos de invierno en que, por obra y gracia del viento sur, tenemos una temperatura media de 18ºC. Por la noche refresca, pero no tanto, y durante el día parece que ha llegado la primavera.

Casi todo el mundo que conozco por estos lares manifiesta odiar el viento sur. Según afirman les produce dolor de cabeza y mal humor, les resulta insano el aire templado fuera de temporada. Lo que yo me pregunto entonces es, ¿por qué salen todos como locos a la calle y entran en una espiral de consumo compulsivo?

A mí el viento sur me vuelve loca en el mejor sentido de la palabra. Me pega un subidón de energía que tengo que disipar como sea. Me resulta maravilloso salir a la calle sin la incómoda ropa de abrigo. Sin embargo odio el frío, el viento y la lluvia. Hacen que los días sean oscuros y tristes. Me quedo sin baterías y no saldría de debajo de la manta del sofá. Debería hibernar, como los osos y las tortugas.

Yo creo que lo del odio local al viento sur es producto de la educación nacionalista imperante en Euskadi; todo lo de aquí es mejor, aunque sea un tiempo de mierda. Si cuando hace un "estupendo tiempo typical Euskadi" yo me encierro en casa, ¿por qué ellos no hacen lo propio con el viento sur si tanto les disgusta? Bien al contrario se echan todos a la calle. La Gran Vía se pone peor que en plenas rebajas, gente por todas partes; en el coche, comprando, de bares... toda una demostración de desacuerdo, sí señor. No veas el disgustazo qué tienen. Y si alguien cree que exagero le invito a comprobarlo.



Otra cosa que me hace desconfiar de sus afirmaciones es que en cuanto pueden, todo el mundo escapa camino de un lugar con mejor clima. Por supuesto no hablo de Irlanda (allí sólo se fué Iñaki de Juana Chaos, pero ése es un vasco de pura cepa). Y es que sólo hay que ver las costumbres migratorias de Europa, Suecos y Alemanes, en cuanto pueden, se bajan al sur, a pasar frío.
¡Anda ya!

Nota: aunque yo no he puesto jamás un pié en el país nipón, sé que éste es un blog con tendencias japonófilas e incluso cuenta con seguidores en aquel lejano país. Me gustaría enviar todo mi apoyo en un día tan difícill como éste para Japón. Espero que todos estéis bien. Las imágenes son estremecedoras. Un abrazo.

4 comentarios:

Marta dijo...

muy buen tema, mya. Nunca lo habí apensado, pero tienes razón en lo de que la gente hace coo que no le gusta porque todo lo de Euskadi es mejor. Mi companyero siempre se ría de mí porque dice que digo que no llueve en ningun sitio tan bonito como en Bilbao. Ay! Hasta a mí se me ha pegado!

Mya dijo...

@Marta
Es que cuando se está fuera se valora más todo. Aunque si te soy sincera, cuando estaba en Roma lo que menos echaba de menos era la meteorología.

estretxi dijo...

y cada día mejo¡¡¡ ya no llueve tanto y no hay tantos días grises como antes.

bella durmiente dijo...

Un señor contratista me dijo una vez y yo no lo había pensado hasta entonces, que cuando hace bueno se venden hasta más paraguas....y es verdad. A mí me encanta el calorcito y los dias esos como perdidos en medio del invierno.